Las mascotas no son un juguete

perros no son juguetes

La navidad está a dos semanas y un año más los perros, gatos e incluso animales exóticos forman parte de la lista de peticiones y deseos que los niños y niñas incluyen en su carta a Melchor, Gaspar y Baltasar.
Los veterinarios alertamos sobre la necesidad de una reflexión previa en el momento de tomar la decisión de incorporar un animal de compañía para que sea un miembro más de la familia. Según datos, el 50% de los niños reconoce haber pedido un perro, gato o mascota exótica a los reyes magos o papa Noel, una cifra elevada que contrasta con el 98% de los pequeños que asegura tener claro que los animales no son juguetes. Es gratificante comprobar que los que entienden que los animales de compañía no son objetos, sino seres vivos que sufren y sienten. Para ellos no es un juguete ni un juego; sino mas bien un compañero de juegos con quien mantener una relación que tanto enriquece como construye vínculos.

Un año más y como viene siendo habitual, las clínicas veterinarias queremos crear conciencia a través de una campaña que aboga por la reflexión antes de decidirse a compartir nuestra vida con un animal de compañía con el objetivo de reducir los futuros abandonos. Según datos de un estudio reciente sobre el abandono y la acogida en el caso de los perros: . Esos son los que han tenido suerte porque muchos de ellos acaban en las cunetas atropellados. < La magia de la navidad hace que los niños aprovechen estas entrañables fechas para tratar de conseguir algo que, en ocasiones, parece inalcanzable. Seria ideal que los padres trasladaran el mensaje a sus hijos de que incorporar un animal en el entorno familiar merece una reflexión por parte de todos y que deberíamos dejarlo en manos de la bondad de los magos de oriente>, comentan la mayoría de los veterinarios.

JUGAR CON EL PERRO ANTES QUE A LA VIDEOCONSOLA:
Según un análisis realizado en clínicas veterinarias sobre el vínculo entre personas y animales de compañía: en un 60% de los casos los niños asocian al perro o gato con un compañero de actividades y juegos, 8 de cada 10 niños en edades comprendidas entre los 9 y 12 años prefieren jugar con su mascota antes que con videojuegos. Además, para uno de cada 2 niños el animal, después de sus padres, representa la principal fuente de apoyo emocional. Este estrecho vinculo con la mascota ayuda a superar sensaciones de miedo, tristeza e incluso inseguridad, y es a ellos a quienes recurren los mas pequeños a la hora de encontrar alivio en situaciones desfavorables. Destaca también la percepción que los niños tienen de su relación con la mascota: el primer concepto que asocia la mayoría es el de "cuidar", seguido de "jugar" y "alimentar" de esta forma, el estudio subraya los valores de responsabilidad que los animales de compañía transmiten a la población infantil.

UNA DECISION QUE NO SE TOMA A LA LIGERA
Los veterinarios recomendamos llevar a cabo un proceso de reflexión previa a compartir la vida con un perro, gato o mascota exótica contando con unos puntos clave que ayudaran a que esta relación sea estable y duradera. Lo primero de todo es el compromiso: la convivencia con un animal de compañía será cómoda. La vida media de un perro es de 12 años y la de un gato de 15. Antes de tomar la decisión, debemos analizar nuestros hábitos de vida, nuestras costumbres y como vamos a integrar a este animal de compañía en nuestra vida cotidiana, decisión y reflexión es el segundo punto a tener en cuenta: la elección no debe ser fruto del impulso. Hay que valorar todos los aspectos que comportará incorporar un nuevo miembro a la familia. La toma de decisión debe involucrar a todas las personas que convivirán con el, no podemos tomar la decisión únicamente porque nuestro hijo ponga en la carta a los reyes que quiere un perrito, debemos pensar de forma responsable en todos los aspectos y toma de decisión meditada y no por impulso, y por último el aprendizaje ya que hay que tomar conciencia de la necesidades del animal y nuestras expectativas. Debemos informarnos de lo que necesitará (cuidados, afecto, actividad...) y asumir las obligaciones que se van a adquirir. En los centros veterinarios de animales de compañía y exóticos te informarán debidamente al respecto.